Las 4 leyes de la espiritualidad

En la India se enseñan cuatro leyes de la espiritualidad, las cuales considero sumamente importantes para vivir una vida plena y sin ataduras. 

1.  La persona que llega a tu vida siempre es la persona correcta
Cada persona que pasa por nuestra vida es única. Siempre deja un poco de sí y se lleva un poco de nosotros. Habrá los que se llevan mucho pero, no habrá quien no deje nada. Esta es la prueba evidente de que dos almas no se encuentran por casualidad.
Jorge Luis Borges

Nadie llega a nuestra vida por casualidad. Todas las personas que nos rodean están ahí por algo, unas nos enseñan amor, a vivir con alegría, a sonreír y otras nos enseñan de tolerancia, respeto, a identificar aquello que no queremos en nuestras vidas, etc. pero todas nos enseñan algo. El chiste es identificar qué es lo que los demás aportan a nuestro camino y crecimiento.


2.  Lo que sucede es la única cosa que podría haber sucedido
Nada de lo que acontece en nuestras vidas podría haber sido de otra forma. Lo que pasó fue lo único que pudo haber pasado, y tuvo que haber sido así para que aprendamos una lección, obtengamos esos resultados, superemos los obstáculos, maduremos y veamos la vida desde otra perspectiva.

Todas y cada una de las situaciones que nos suceden en nuestras vidas son perfectas. Tienen un para qué. Jamás te preguntes ¿Por qué a mí?, mejor pregúntate ¿para qué a mí?, ¿por qué en este momento? Y ¿cómo puedo hacer para mejorar la situación?

No malgastes tu energía pensando en lo que podíamos haber hecho y no hiciste, cada cosa tiene su momento y lleva su tiempo asumir los aprendizajes necesarios.


3.  Cualquier momento en el algo comience es el momento correcto
No esperes que llegue el momento perfecto… Toma el momento y hazlo perfecto.

Lo que comienza lo hace en el momento adecuado siempre, ni antes ni después. Lo nuevo en nuestra vida aparece porque nosotros lo atraemos y estamos preparados para verlo y disfrutarlo. Entendiendo esto, aceptaremos que cuando la vida pone algo en nuestro camino tenemos que disfrutarlo.


4.  Cuando algo termina, termina
Todo tiene un periodo, el cual puede ser corto o largo. Y cuando termina es porque las lecciones que debíamos aprender de ello fueron aprendidas y debemos seguir con nuestro proceso de evolución. Todo tiene su momento en nuestras vidas y también tiene un para qué.

Decir adiós puede ser un proceso doloroso, así que tómate unos días (nada de semanas o meses y mucho menos años) para vivir tu duelo, llora, patalea, reniega, haz lo que tengas que hacer para soltarlo y libéralo, déjalo ir y abre tus manos para recibir lo que viene.

Porque claro, cuando algo/alguien se va es porque algo más viene en camino, algo mejor, algo más que aprender, algo más para amar.


Además de las 4 leyes ya mencionadas, podemos agregar una:


5.  Nada pasa por casualidad
Así que si estás leyendo esto es porque estás preparada para recibir y comprender esta información. De ti depende qué aplicación le darás y cómo vivirás tu vida de aquí en adelante.

No hay comentarios

Publicar un comentario