Ángeles de la Guarda

La palabra Ángel proviene del hebreo ¨Malakh¨, del persa ¨Ángaros¨ y del griego ¨Angelos¨ que significa ¨mensajero¨. Por lo que su significado concreto sería ¨Mensajero de Dios¨. No tienen sexo, son andrógenos y por ello se pueden presentar como hombres o mujeres.

Un Ángel de la Guarda es el Ángel que Dios creó al mismo tiempo que a ti, para que te acompañe a través de tu vida y después de la muerte, durante todas tus vidas.

Los Ángeles de la Guarda son nuestros protectores, guías, maestros, sanadores, amigos, guerreros y consejeros. Son un apoyo maravilloso para nosotros, pero no pueden hacer nada sino se los pedimos, porque no pueden actuar en contra de nuestro libre albedrío.

Podemos sentir su presencia cuando tenemos un fuerte sentimiento de paz, tranquilidad y amor. También cuando ¨de la nada¨ tenemos la inspiración de tomar un camino diferente al trabajo, y más tarde nos damos cuenta que con ello evitamos un atasco, o entrar en un nuevo lugar y nos encontramos un viejo amigo, y en todas aquellas ¨casualidades¨ que traen placer y alegría a nuestras vidas.

Todos contamos con al menos 2 Ángeles de la Guarda, los cuales nos ayudan a manifestar nuestros sueños, nos guían cuando estamos confundidos, nos consuelan cuando estamos tristes y nos ayudan en situaciones difíciles o que representan un desafío para nosotros. Esto lo hacen a través de sentimientos intuitivos repetitivos, pensamientos perspicaces, sueños, signos físicos, visiones y/o palabras. Así que después de pedir su intervención divina deberás prestar atención a tu intuición y todas las señales que te lleguen.

Si tus Ángeles te piden que tomes medidas de acción positiva o hagas cambios saludables en tu vida, es importante que lo hagas. Si no estás seguro/segura de si su guía proviene de Dios y tus Ángeles, pídales que te den alguna señal más clara, incluso puedes pedir que lo hagan de una manera muy específica, como ver una mariposa amarilla, una moneda de $10 pesos en el suelo, que te contacte alguien en específico, etc.

Como nota especial, quiero decirte que contactar a los Ángeles no es sentarnos en una habitación a oscuras con música misteriosa ni nada de eso, podemos hacerlo en cualquier parte y en cualquier momento, basta con que lo anhelemos. Hablar con ellos debe ser la cosa más natural del mundo, sólo hay que aprender a escucharlos y a sentirlos, estar siempre alerta de sus señales, tomarlos en cuenta en nuestra vida, amarlos y ser agradecidos con ellos y con Dios.

Por ejemplo, todas las mañanas puedes decirles ¨Gracias Ángeles por recordarme su presencia, a partir de ahora y siempre los invito a mi vida y agradezco su guía para este día. Así sea, así ya es¨.

¿Te ha gustado este post? Déjame tus comentarios y cuéntame si ya tienes una relación con tus Ángeles, cómo sueles contactarlos o si tienes alguna duda de cómo hacerlo.

No hay comentarios

Publicar un comentario